Ir al contenido principal

↑ 3,60 % Bolsa de Valores de Estambul – 21/07/2016

La Bolsa de Valores de Estambul acumula hoy una pérdida del 3,6 % en su índice principal, el BIST 100, después de que el Gobierno decretara el miércoles el estado de emergencia como reacción a la fallida intentona golpista del viernes.
De este modo, el selectivo BIST 100 de la Bolsa de Valores de Estambul llegaba a caer un 3,94%, lastrado por las caídas en el sector bancario, donde los títulos de Garanti, participado por BBVA, se dejaban un 2,19%, mientras Akbank perdía un 2,46% y Turkiye Is Bankasi se dejaba un 2,91%.
Con esta pérdida, el parqué turco acumula ya una pérdida del 13 % desde la asonada golpista del viernes y la cotización está en su punto más bajo desde hace cinco meses.
Los valores que más están sufriendo las pérdidas son los industriales, 3,8 %, y los de servicio, con un 3,7 % de caída.
También la lira está sufriendo pérdidas y ayer cotizó a 0,3225 dólares, un mínimo histórico.
Hoy, la moneda turca se ha recuperado un poco y se cambia a 0,3275 dólares, un 7 % menos que antes del golpe.
La agencia de calificación crediticia Standard and Poor's (S&P) decidió ayer degradar la solvencia de Turquía y hundir la deuda a largo plazo del país, tanto en moneda local como extranjera, en el bono basura o grado especulativo, tras el intento fallido de golpe de Estado del pasado viernes.

A su vez, en el mercado de divisas la lira turca volvía a debilitarse de forma significativa frente al dólar, después de que la agencia Standard & Poor's decidiera ayer rebajar un escalón los 'ratings' en divisa extranjera y local de Turquía hasta 'BB' y 'BB+', respectivamente, como consecuencia de la erosión política provocada por el fallido golpe de Estado.
De este modo, un dólar llegaba a cambiarse este jueves por 3,0795 liras turcas, tras llegar a fortalecerse hasta las 3,0889 liras tras la decisión de S&P, por encima incluso del nivel de 3,0189 liras del pasado viernes tras el intento de golpe de Estado.
El presidente otomano, que ha lanzado una purga masiva de las instituciones del Estado tras el golpe fallido, ha defendido que el estado de emergencia es plenamente acorde con la Constitución turca y no viola el Estado de Derecho o las libertades básicas de los ciudadanos.
El estado de emergencia permitirá al presidente y el Gobierno obviar al Parlamento a la hora de aprobar nuevas leyes y limitar o suspender derechos y libertades si lo consideran necesario.

Comentarios