Ir al contenido principal

Como operar en Bolsa con el índice VIX


VIX es el código del oficialmente llamado Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index (en español: índice de volatilidad del mercado de opciones de Chicago).
En el momento en que hay alta volatilidad, el VIX alcanza una cifra elevada y se correlacionan con caídas del S&P 500, indicándonos que en el mercado hay miedo y pesimismo y suele coincidir con mínimos en el índice de referencia, es en estos momentos donde se producen fuertes movimientos en los mercados bursátiles, mientras que cuando el VIX está en mínimos, hay alegría y confianza. Se calcula utilizando una serie de opciones del S&P 500. Aunque existen otros índices de volatilidad, como son el VXN para el Nasdaq 100, el RVX para el Russell 2000 y el VXD para el Dow Jones Industrial Average, el VIX es el más famoso y utilizado.

La teoría de este indicador es que si el mercado es bajista, los inversores creen que el mercado va a caer, cubrirán sus carteras comprando más puts y por el contrario si los operadores son alcistas no compraran puts, puesto que no verán la necesidad de protegerse. En definitiva descuenta expectativas en un futuro cercano y en general funciona en sentido inverso al índice.

La Volatilidad es uno de los factores clave que debemos tener en cuenta a la hora de ejecutar nuestras operaciones en Bolsa. Si estamos de acuerdo con dicha tesis, nuestras estrategias de inversión deberán incorporar un seguimiento del índice VIX. La evolución de su precio nos mostrará, de un modo gráfico, si la volatilidad del mercado está aumentando o disminuyendo.



Cómo usar el índice VIX para operar en Bolsa
Como os podéis imaginar, hay muchos tipos de volatilidad en la Bolsa y muchas formas de emplear el VIX para optimizar las señales generadas por nuestros sistemas de trading. Por ejemplo, hay pautas que se suelen usar para identificar techos o suelos de mercado, y que nos ayudarán a incorporarnos en las etapas iniciales de una tendencia alcista o a abandonar una posición antes de que una corrección se convierta en un desplome bursátil.
Sin embargo, hoy únicamente quiero centrarme en la utilización de niveles clave del VIX para ayudarnos a interpretar el sesgo bajista o alcista de un determinado mercado. En líneas generales, los puntos clásicos que se suelen considerar relevantes para este índice son los situados en el nivel 20 y en el nivel 25 del gráfico.

¿Por qué se usan los niveles anteriores? La razón principal es que, desde un punto de vista histórico, son los que mejor resultado han dado. De hecho, el nivel 20 es aproximadamente el promedio histórico del VIX. Obviamente, aunque estos niveles hayan funcionado razonablemente bien durante los últimos 20 años, eso no significa que vayan a hacerlo igual de bien durante los próximos 20. Será tarea nuestra realizar un seguimiento periódico para confirmar si los niveles clave se van desplazando o no.


Cómo salir del mercado con el VIX
Entrando ya en materia, lo primero que vamos a ver es la forma en la que tendríamos que utilizar el VIX para cerrar nuestras posiciones en Bolsa antes de quedarnos atrapados en una caída importante. Hay que tener en cuenta que, con esta técnica, no saldremos justo en el techo de mercado y, por tanto, tendremos que asumir una pequeña pérdida desde máximos. Pero de lo que sí podremos estar seguros es de que abandonaremos el mercado cuando la tendencia de medio/largo plazo haya dejado de ser ascendente.

Lo primero que debemos considerar es que si, tras una larga tendencia alcista, observamos que el mercado empieza a titubear y deja de marcar nuevos máximos, entonces tendremos que comenzar a fijarnos en el comportamiento del VIX. Mientras no se perfore el nivel 20 no hay de que preocuparse, pero la superación de dicha resistencia supondrá una señal de alerta y lo más conveniente será pasar el activo a nuestro "radar de posiciones en peligro" (o como queráis llamarlo en vuestro propio sistema, el nombre es lo de menos).

Si somos muy agresivos, la superación del nivel 20 podría incluso bastarnos para abandonar la posición. Pero, si no queremos estar entrando y saliendo demasiado a menudo del mercado, lo ideal será observar cómo se comporta el gráfico al llegar al nivel 25. La perforación del nivel 25 del VIX será una señal inequívoca de que la tendencia alcista de medio/largo plazo ha finalizado.

Según la teoría clásica, en ese momento deberíamos cerrar nuestras posiciones y esperar tiempos mejores. De este modo evitaremos vernos inmersos en las caídas de cierta profundidad, cosa que bastará para no quedarnos enganchados a largo plazo en ningún valor y para batir la rentabilidad de la mayoría de los participantes en los mercados financieros.

A continuación podemos ver un ejemplo de la operativa comentada con el gráfico del SP500 del año 2011,  momento en el que el índice estaba inmerso en una tendencia alcista que arrancaba en los mínimos de 2008. Se puede observar como en el mes de mayo marcó un máximo en 1.370 puntos y, posteriormente, el precio comenzó a tener problemas para seguir ascendiendo.

En la imagen podemos ver como en los meses de junio y julio se generaron varias alertas bajistas al producirse rupturas del nivel 20 del VIX. Como hemos dicho antes, se trata de señales adelantadas que deben ponernos en guardia. Sin embargo, a pesar de estos avisos, el SP500 fue capaz de mantener soportes clave y la cosa no fue a mayores.


Poco tiempo después (29-julio) podemos observar como finalmente se produjo la superación del nivel 25 en el VIX. Si hacemos caso de la teoría, en ese momento tendríamos que haber procedido al cierre de nuestra posición en el índice americano y dedicarnos a buscar otros setups más favorables. Esto nos hubiese permitido salirnos en los 1.290 puntos y ahorrarnos la posterior caída hasta los 1.100 puntos (¡un -15% adicional de descenso!).

Si no queremos fiarnos únicamente de las señales del VIX, podríamos haber establecido filtros adicionales para abandonar la posición. Tras la superación del nivel 25 una alternativa podría haber sido fijar nuestro stoploss, por ejemplo, por debajo del soporte del mes de junio, situado en torno a los 1.260 puntos. Otra opción hubiese sido situarlo por debajo de la MM272 de largo plazo, situada en torno a los 1.240 puntos.

En este escenario el soporte habría acabado perdiéndose (2-agosto), así que el filtro no nos hubiese ayudado mucho y sólo hubiese servido para incrementar nuestra pérdida en 30 ó en 50 puntos más. A pesar de ello, en otras ocasiones, estas confirmaciones nos podrían ayudar a evitar cierres innecesarios de operativas que acaban rebotando sobre soportes clave.

Una vez vista la forma de salir, el próximo día (en un nuevo post) pasaremos a ver la forma en la que el VIX nos puede ayudar a la hora de lanzar una orden de compra en el mercado. Si incorporamos estos filtros a nuestras estrategias de inversión, lo más probable es que mejoremos las rentabilidades anualizadas a largo plazo.

Pues nada, eso es todo por hoy. Ya sabéis que estáis invitados a la segunda parte del artículo. Espero que no faltéis a la cita y que no dudéis a la hora de dejar un comentario acerca de cualquier punto que no haya quedado suficientemente claro en el texto.

Comentarios