Ir al contenido principal

↑ 0.96% Bolsa de Valores de Madrid – 19 Octubre 2016

La bolsa madrileña se presentó el día de hoy con resultados positivos, la primera mitad del selectivo español fue dubitativa y, como mucho, el selectivo sólo aspiraba a afianzarse sobre los 8.800 puntos reconquistados en la jornada anterior. Pero a partir de las dos y media de la tarde fue ganando tracción, para superar los 8.900 puntos e intentar alcanzar los 9.000 puntos, nivel que no ve desde el 9 de septiembre del presente año. Terminó la jornada en máximos del día, con una subida del 0,96%, para dar un último cambio en los 8.950,10 puntos, apoyado por los bancos y gracias a unos buenos datos en China y un nuevo repunte de los precios del petróleo. Esto un día antes de la reunión del BCE

De esta manera, El Ibex-35 fue el índice europeo más rentable del día, seguido del PSI-20 de Lisboa, que se anotó un 0,94%. El Ftse Mib de Milán ganó un 0,46%. El Ftse 100 británico, por su aporte, ganó un 0,31% y el CAc 40 francés, un 0,25%.


Hasta entonces, el sector financiero ha vuelto a ser el principal respaldo del Ibex. A la espera de los resultados que publicará mañana, Bankinter ha sumado un 1,46% y se consolida como el único de los bancos del Ibex con balance positivo en Bolsa en lo que va del año. BBVA se ha anotado un alza del 1,98% y ha superado el nivel de los 6 euros por acción. Santander se ha revalorizado un 2,22%, a la cabeza del selectivo, y Sabadell, un 1,82%. Repsol ha contado con las referencias favorables del petróleo para sumar un 1,46% y llegar a marcar máximos anuales intradía. En IAG, la remontada de ayer ha tenido continuidad hoy (+1,45%) con el apoyo de Credit Suisse y Deutsche Bank. Las dos firmas otorgan un notable potencial de remontada a la aerolínea, desinflada un 45% en lo que va de año. Inditex ha subido un 1,18% y Telefónica, un 0,72%, cerca del nivel de los 9 euros por título. Enagás ha incrementado un 0,60% tras el respaldo de HSBC, que mejora su consejo a 'comprar' un día después de los resultados.

Las subidas vinieron de la mano de Wall Street, que comenzaba la sesión con ascensos (con la excepción del Nasdaq, que optaba por una apertura plana), apoyado en los buenos resultados presentados por Morgan Stanley, que compensaron la decepción que provocaron las perspectivas que presentó Intel (que fue el responsable, en parte, de la falta de brío del índice tecnológico). También ayudó el nuevo repunte del petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, ganaba un 2,55% al cierre de la sesión europea, hasta los 53 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, por su parte, avanzaba un 1,5%, hasta colocarse por encima de los 51 dólares por primera vez desde el verano de 2015. Ello debido a las cifras de inventarios de crudo en Estados Unidos, que se redujeron por sorpresa, mientras el ministro de Energía de Arabia Saudí apuntó que muchos países quieren unirse al acuerdo de la OPEP de reducción de la producción.

Esa subida del crudo compensó los datos económicos mixtos que conocimos en Estados Unidos porque, por un lado, vimos que las viviendas iniciadas cayeron un 9% en septiembre, frente al aumento del 2,9% que esperaban los analistas; y por otro, los permisos de construcción subieron un 6,3%, frente al 1,1% que habían previsto los expertos. Más avanzada la sesión conoceríamos el Libro Beige de la Reserva Federal.


La jornada comenzó con los focos puestos en la batería de datos macro de China. El más esperado, el PIB del tercer trimestre, se ha ajustado al guion previsto, al reflejar un crecimiento del 6,7%. Este síntoma de resistencia de la economía del gigante asiático se ha visto reforzado con el aumento del 10,7% en la cifra de ventas minoristas. La única nota 'bajista' ha sido el repunte, algo menor de lo esperado, de la producción industrial, un 6,1%.

Las referencias procedentes de China han supuesto un alivio para el mercado de commodities. El precio del petróleo ha ampliado sus subidas, reforzadas por la tarde gracias al dato de inventarios de energía de Estados Unidos, muy por debajo de lo esperado. Arabia Saudí, además, valora la idea de un mayor consenso en el seno de la OPEP para congelar la producción, y destaca el mayor equilibrio que presenta ya el mercado. El barril de Brent cotiza al filo de los 53 dólares, mientras que el West Texas, de referencia en Estados Unidos, se acerca a los 52 dólares. El precio del oro, por su parte, sube por encima de los 1.270 dólares la onza.

Deuda y divisas
En el mercado de deuda, las rentabilidades de algunos bonos bajaron, como la del título alemán, que retrocedía hasta el 0,02%, mientras que la del estadounidense retrocedía hasta el 1,73%. Aunque el que más a la baja se movía era el de Portugal: desde el 3,21% hasta el 3,16%. El rendimiento del bono español a diez años se mantenía en el 1,10% tras haber caído el día anterior por debajo de ese nivel. La prima de riesgo de España, como consecuencia de la leve bajada de la rentabilidad del bono alemán a diez años y de la tímida subida de la del español, se ampliaba hasta los 108 puntos básicos.
En el mercado de divisas, el euro volvía a perder posiciones: la moneda única retrocedía un 0,20% al cierre, hasta el nivel de 1,0960 unidades, su nivel más bajo desde el mes de marzo.
El oro, mientras tanto, se anotaba su tercera sesión consecutiva de ascensos, para cambiarse ya por 1.270 dólares la onza.

Comentarios