Ir al contenido principal

↑ 1.43 % Bolsa de Valores de Madrid – 18 Octubre 2016

El Ibex ha tenido que esperar a que comenzara la temporada de resultados, de la mano de Enagás, para romper finalmente la resistencia de los 8.800 puntos. El selectivo ha subido un 1,43% hasta los 8.865,30 puntos apoyado en el sector financiero.
El Ibex inaugura la temporada de resultados rompiendo finalmente la resistencia de los 8.800 puntos, que había perdido hace más de tres semanas. Durante 16 sesiones se había movido lateral entre los 8.600 y los 8.800 puntos. Durante la próxima semana y media, los resultados empresariales volverán a centrar la atención de los inversores, que se sumarán a las procedentes del exterior, como la reunión del Banco Central Europeo del próximo jueves.


Enagás ha sido el primero en confesarse ante el mercado. El beneficio neto aumentó un 1,5%, hasta los 317 millones, mientras que el ebitda bajó un 6% y los ingresos un 2,3%. La gasista fue ayer la más penalizada del Ibex, con un recorte del 1,7% y hoy ha recuperado un 0,98%. Otro de los valores más bajistas ayer, Repsol, ha repuntado un 1,52%, aunque al cierre ha moderado los avances tras el giro bajista en el precio del crudo. La banca ha vuelto a registrar el comportamiento más firme del mercado. Bankia se ha revalorizado un 3,40%; BBVA, un 3,01%; Sabadell, un 2,67%; Santander, que hoy ha descontado dividendo, un 2,48% y CaixaBank, un 2,20%. Del resto de los grandes, Inditex se ha anotado un alza del 0,56% y Telefónica, un 0,1,35%. Los avances han estado liderados por IAG (+3,61%) después de comenzar la sesión encabezando los recortes. La aerolínea se ha sobrepuesto al 'profit warning' de Ryanair gracias al repunte de la libra y la caída en el precio del crudo. Del selectivo, solo ha cerrado en terreno negativo Técnicas Reunidas (-0,87%).
En el mercado se especulaba con otras razones para explicar la subida de las bolsas: que, quizás, la Reserva Federal norteamericana vaya a pasar por alto el repunte global de la inflación y sea lenta en el endurecimiento de la política monetaria. Es decir, aunque descuenten que pueda haber una subida de tipos en diciembre, no creen que a partir de ese momento el incremento del precio del dinero vaya a tomar mucha velocidad. Ello fue lo que propició que las subidas bursátiles se generalizaran en el mundo emergente y que fueran las más importantes de las tres últimas semanas, apoyadas, además, por una apreciación de sus divisas frente al billete verde. Aunque para estos mercados será muy importante el dato de crecimiento de China, que se conocerá mañana mismo, que será la fecha también del tercer y último debate presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump.
Asimismo, el dato de IPC de Estados Unidos del mes de septiembre: la inflación subyacente, sin sus elementos más volátiles, se colocó en el 2,2%, una décima por debajo de lo esperado. El IPC general ya sube a un ritmo del 1,5%, de acuerdo con lo esperado, aunque en la semana anterior sólo crecía a un ritmo del 1,1%. En el Reino Unido, la inflación crece más de lo esperado: un 1%, por encima del 0,9% estimado y del 0,6% del mes anterior y también los precios de la vivienda (un 8,4% frente al 7,8% previsto). Consecuencia de estas referencias que conocimos en el Reino Unido, la libra subió, debido a que se pensó que el Banco de Inglaterra tendrá escaso margen de actuación. Además, se vio beneficiado por las declaraciones de la justicia británica, que afirmó que cualquier acuerdo con la Unión Europea tendrá que ser ratificado por el Parlamento británico.

Aunque quizás no cundiera tanto esta suposición que al parecer hinchó a las Bolsas, porque el dólar volvió a reforzarse respecto al euro, con lo que el tipo de cambio volvió a perder el nivel de 1,10 unidades. Al cierre, se colocaba en 1,0984 unidades. Pero en el mercado de deuda, mientras tanto, vimos cómo bajaban las rentabilidades de todos los bonos: el interés del título estadounidense a diez años retrocedía hasta el 1,75%, cuando el pasado viernes terminaba la jornada en el 1,80%. El rendimiento del título alemán a diez años retrocedía desde el 0,05% hasta el 0,03%. La rentabilidad del bono español caía por debajo del 1,10%. Con ello, la prima de riesgo de la deuda española se amplió levemente hasta los 106 puntos básicos.
En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 0,23%, hasta los 51,40 dólares. Son ya tres sesiones consecutivas de caídas para el crudo. Además, de las últimas siete sesiones, el precio del barril ha caído en cinco ocasiones.

Por el contrario, el precio de la onza de oro subía un 0,40%, hasta los 1.260 dólares.

Comentarios